Si te duele, no lo estás haciendo bien

 flag_256profile-1283-english-flag-jpg

Hoy escuché una apasionado discurso sobre el amor. En resumen, afirmaba que si el amor es verdadero, siempre duele. Cuando es correspondido, duele por lo tanto que te importa la otra persona; cuando no, duele demasiado por razones obvias. Todo lo que tu pareja haga puede convertirse en motivo de dolor y sufrimiento independientemente de si es intencional o no. Anhelar una relación duele, mantener la relación duele, terminarla duele aún más, etcétera. El chico que afirmó esto, verdaderamente lo cree asi y también cree que sólo una persona loca sería capaz de hacerse eso a sí mismo.

X7L5hgFXQZazzPaK3goC_14084990857_88cabf3b6d_o

¡No, no, no! Así no funcionan las cosas. El amor y el afecto no son una causa de pena continua, o por lo menos no lo deberían de ser. Incluso si lo miras desde el punto de vista evolutivo: no puede haber un sentimiento universal que es completamente inútil y nos vuelve vulnerables y débiles.

El amor, así como el deseo por contacto humano (por más mínimo que sea) es un reflejo de nuestra naturaleza social como seres humanos. Tiene sus raíces en los cuidados y cariños recibidos de nuestros padres en la infancia temprana y, supuestamente, nos corresponde trasmitir eso mismo a nuestros hijos algún día. No es un acto sin sentido que solo sirve para exponernos al peligro emocional o físico.

Si por alguna razón eres una de las personas que cree que las relaciones son un genuino motivo de sufrimiento, te sugiero que busques un terapeuta para que lo hables y resuelvas qué es lo que está provocando que sufras una y otra vez. Está bien buscar ayuda, no tienes por qué sentirte mal todo el tiempo y no puedes culpar al amor por ello.

Hasta los rompimientos pueden superarse de una manera relativamente fácil si entiendes la razón por la que la relación ha terminado, qué ha ido mal y por qué esa persona no es la adecuada para ti. Obviamente te dolerá y no serán unos de tus mejores días, pero así como no puedes culpar al amor, tampoco puedes culpar a tus exes por todo el sufrimiento de tu vida.

Sé fuerte y encuentra la verdadera razón por la que sufres cada vez que te enamoras. Es la única manera en la que podrás disfrutar realmente todo lo bueno que el amor trae a tu vida.

¿Quieres charlar sobre el artículo? Deja un comentario o envíame un e-mail con tu opinión y no te ovlides a seguirnos en Facebook.

One comment

Comments are closed.