La felicidad es aburrida

Tiempo de lectura: 3 min  flag_256profile-1283-english-flag-jpg

“Todas las familias felices son iguales; cada familia infeliz es infeliz a su propia manera. “- escribió León Tolstoi y tenía razón. ¡La felicidad es aburrida!

amor

Si tú ahora estás felizmente comprometido en una relación seria (especialmente si llevas mucho tiempo en ella) es muy probable que ya te has dado cuenta de que la felicidad es muy monótona.

Vamos a suponer que soy una adivina. ¿En tu alma se ha establecido una sensación inquietante, aunque en realidad no hay nubes en el horizonte de su vida amorosa? Sin embargo a menudo piensas en uno de tus ex novios con el que has tenido relación apasionada en el pasado. En esa relación de tu corazón solía explotar cada vez que él/ella se acercaba, el sexo era tan emocionante y ahora muchas veces te preguntas ¿por qué tu relación actual, aunque es tan buena, no es nada como aquella otra?

Tu relación estable y feliz no es tan emocionante y nunca será, porque lo que solías tener antes no era  felicidad.

Para continuar con la adivinación supondría que nunca supiste si esa persona realmente te amaba. Cada vez que recibías su llamada tus manos temblaban y se te escogía el estómago. Al final, nunca tuvisteis  una relación de verdad.

La reacción de tu cuerpo cuando veías o pensabas en esta persona fue la reacción fisiológica suele relacionarse con una descarga de adrenalina debida al miedo al rechazo. Tal vez lo que nunca te diste cuenta es que precisamente este temor te hizo tener emociones tan fuertes por esa persona.

La emoción, la excitación, la adrenalina, la disposición a saltar de la cama a las 3 de la madrugada sólo para ver a alguien quien nunca te llama… esto es la reacción de tu cuerpo cuando corre peligro. Tal vez incluso habéis tenido momentos agradables juntos, pero sin embargo, esos momentos eran cortos (por lo general antes o después de una pelea grande o los momentos de abandono).

En realidad, los sentimientos que solías asociar con la felicidad no eran más fuertes que los sentimientos que tienes ahora hacia su pareja actual, pero el contraste entre las altas y bajas en tu relación anterior era tan extremo. Por otro lado, la adrenalina y el miedo al rechazo alimentan mucho la libido, lo que luego resultó en sexo apasionado, a pesar de que esa persona no hacía nada tan especial en la cama.

No sé decirte, por qué y cómo este personaje te encantó tanto y que es lo que te llevó al borde de la locura. Pueden pasar meses o años de tratamiento psicológico hasta que te des cuenta de los vínculos inconscientes que te hicieron poner esa persona en un lugar tan especial aunque no lo merecía. Si yo supiera una manera fácil de deshacerse de estos sentimientos, ya me haría una millonaria. Lo importante es que debemos aprender de nuestros errores y debemos saber cuándo hay que rendirse y dejar alguien fuera de nuestras vidas.

Toda la esencia de algunas relaciones es sacudir tu mundo, hacerte sentir amado y rechazado a la vez. Nunca encontrarás la felicidad en esta dinámica, no importa cuánto te esfuerces.

La felicidad se esconde en la seguridad monótona que hay un hombre o mujer al que puedes confiar; hay alguien que te necesita tanto como le necesitas tu; que se enfrentarais a las dificultades juntos; que existe alguien en tu vida quien te convierta una persona mejor; que tendrás sexo casi cada vez que deseas (y no sólo cuando alguien se decida a llamarte). Cuando tienes todas esas cosas no es de extrañar que tu vida parezca aburrida.

Por otro lado tu relación feliz y satisfactoria no restringe tus posibilidades de desear. Tu pareja será tu pilar cuando te encuentras con nuevos desafíos profesionales, él/ella será tu compañero/a cuando encuentras nuevas aventuras (a veces incluso los sexuales). La seguridad no tiene que matar tu pasión, sobre todo si no lo permites. ¡Experimenten juntos! Vuestra relación puede ser fuente de excitación, sin hacerte dudar constantemente.

¿Quieres charlar sobre el artículo? Deja un comentario o envíame un e-mail con tu opinión y no te ovlides a seguirnos en Facebook.

Si mis artículos te han gustado, puedes invitarme a un cafe donando una pequeña suma. Con tu apoyo podre permitirme dedicar más tiempo a la pagina y a las consultas vía e-mail.¡Gracias de antemano!